Congreso retomará este año discusión por proyecto de ley traspaso de funciones de Marina Mercante a Semar

Puertos aseguran que esta ley no afectaría inversión privada.

Una vez que se retomen las sesiones legislativas del Congreso de México, volverá a la palestra la discusión por el llamado proyecto de ley para ‘militarización de los puertos’, mediante el que se busca transferir tareas de la Marina Mercante, dependiente de la Secretaría de Telecomunicaciones y Transportes (SCT) a la Secretaría de Marina (Semar).

Hoy el sistema portuario está conformado por 117 puertos, de los cuales 16 son gestionados por Administraciones Portuarias Integrales (API). En ese ámbito, la Marina Mercante se encarga de la regulación de las actividades de marina civil, el control de tripulaciones privadas, escuelas náuticas y las regulaciones del transporte por agua, así como el dragado, remolque y pilotaje de barcos.

Según el ‘gremio marinero’ la nueva ley le daría completo control a la Semar en todas las operaciones comerciales de los puertos, no solo de la parte de la seguridad. Porque la iniciativa nace como una manera de controlar la corrupción y el tráfico de sustancias ilegales.

Para los marinos civiles, quedarse con este último bastión civil en los puertos le permitiría a la Semar tener más poder para seguir siendo una fuerza ‘separada’ del resto de los militares.

Esto considerando que México es de los pocos países en el mundo donde la seguridad nacional depende de dos ministerios: la Secretaría de Defensa Nacional (Ejército) y la Secretaría de Marina.

Operadores portuarios

Consultadas al respecto, algunas empresas privadas con operaciones portuarias dijeron que esta ley no es más que terminar el traspaso de funciones que comenzó en 2016, durante la presidencia de Peña Nieto, cuando se cedió la Capitanía de los Puertos a la Semar.

De acuerdo con un operador privado “hoy le queda a la Marina Mercante solo 20% de las actividades que tenía y este cambio no afecta a las inversiones privadas del sector”. Esto dado, porque en realidad, casi no hay barcos mercantes comerciales de bandera mexicana: solo dos barcos de gran calado y una flota de 159 embarcaciones.

Otros empresarios vinculados al negocio portuario hablan de una ‘Hermandad de Capitanes’, un grupo de líderes de la Marina Mercante convertidos en empresarios que a través de firmas de outsourcing monopolizan negocios y servicios que venden en sus propios puertos.

En lo que sí coinciden marineros y empresarios es que esta ley debería excluir a un área muy relevante y de prestigio: el Fideicomiso para la Capacitación y Adiestramiento del personal de la Marina Mercante (Fidena), dedicado a la educación y profesionalización de marinos donde sí hay un nivel de alta calidad y baja opacidad y que ha creado una camada de marinos de escala internacional, según consignó Milenio.

En cuanto a la movilización de carga, actualmente los puertos mexicanos movilizan 260 millones de toneladas de productos anuales (21% del total de exportaciones). En materia de inversión privada en este sexenio recibirán una inversión privada por US$ 11.141.936 y operan unas 794 empresas privadas que generan 269 mil empleos directos.

Fuente: https://www.mundomaritimo.cl
Imagen: https://www.mundomaritimo.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *